OEA – Hacia el fin del embargo a Cuba


Durante este primer día de debates del Lyon MUN 2019, el comité de la Organización de los Estados Americanos (OEA) ha decidido centrarse en el primer tópico propuesto, presente en los debates de la ONU desde 1992: el embargo a Cuba.

El comité estaba compuesto por siete países sudamericanos, a saber, Brasil, Argentina, Perú, Colombia, Uruguay, México y Honduras. A estos se han unido momentáneamente delegaciones de Estados Unidos y de Cuba, lo que ha permitido que los primeros interesados puedan mostrar sus opiniones respectivas.

Tras un comienzo de sesión bastante lento y confuso, en el cual la presidencia ha tomado el tiempo de recordar los numerosos protocolos impuestos por las Naciones Unidas, los debates han empezado a coger un ritmo intenso hacia la mitad de la mañana. En efecto, la posición de cada país ha sido definida al principio del debate. México ha afirmado rápidamente su creencia en que la solución depende únicamente del Congreso estadounidense, mientras Uruguay ha insistido en la necesidad de actuar conjuntamente para sacar adelante a Cuba. De esta manera, los debates han girado en torno a dos grandes cuestiones: por un lado, definir la diferencia entre las palabras “embargo” y “bloqueo” y por otro, la violación de los derechos humanos por parte de Cuba y de EE. UU.

 

 

Situación de Cuba : bloqueo o embargo

Con el fin de llegar a un acuerdo que permita el fin de un embargo casi sexagenario, impuesto por EE. UU. en 1962 durante la Guerra Fría y hoy fuera de contexto, las delegaciones han deseado debatir sobre el término que defina la situación actual con la máxima precisión. Los dos términos en competición han sido “Embargo” y “Bloqueo”. Rápidamente, las delegaciones han concluido que la situación se relaciona más bien a un embargo que a un bloqueo. No obstante, Uruguay y Argentina han afirmado que el bloqueo había dado lugar al embargo. Más precisamente, las sanciones impuestas por EE. UU. durante la Guerra Fría que tenían en un primer lugar las características de un bloqueo, debido al riesgo de conflicto directo de aquella época, se han transformado en un embargo por su longevidad y por el gran esfuerzo de EE. UU. en aislar a Cuba. Tras un coffee break merecido, México quiso reanudar este debate, pero Argentina propuso pasar a otro tema no poco pertinente: la violación de los derechos humanos en Cuba.

 

La violación de los derechos humanos

Este tema ha sido el principal alimento de los debates. En efecto, varias posiciones han sido defendidas. Argentina ha visto pertinente denunciar la situación política de Cuba, régimen a partido único, en el cuál la desinformación debida a la falta de acceso a internet favorece el poder del totalitarismo. Al contrario, México ha atacado directamente a EE. UU., afirmando que con el embargo violaban los derechos humanos, prohibiendo a muchas personas del acceso a medicinas y a ayuda médica. A esto, EE. UU. se ha defendido afirmando que no iba a negociar con un Estado que no respete la democracia, lo que ha sido apoyado por Argentina con la tesis que la violación de los derechos humanos era un tema que Cuba debía solucionar sola, y no el problema de las relaciones internacionales. Además, EE. UU. ha defendido que representaban un gran apoyo a la población cubana, gracias a las remesas y la acogida de muchos cubanos en Florida. De esta forma, Estados Unidos ha querido mostrar que ayudaba indirectamente a la población cubana, y que esperaba cambios por parte del régimen para empezar negociaciones.

 

Para concluir, el objetivo principal de estos debates ha sido restablecer el diálogo entre dos países enemigos desde 1962. Afortunadamente, la presencia (aunque mínima) de delegaciones cubanas y estadounidenses ha permitido iniciar el proceso. Aunque hayan aparecido tensiones, todos los países han podido explicitar sus voluntades: Cuba ha insistido en mantener su soberanía, los miembros de la OEA han mostrado el deseo de llevar Cuba hacia una transición democrática controlada, y ha aparecido el consenso que tanto Cuba como EE. UU. debían poner su granito de arena para llegar a una situación de paz y de colaboración. El comité ya ha redactado su resolución, y ha dado inicio a un proceso de paz de manera muy profesional y diplomática. Los delegados atacarán este sábado el tópico de la situación en Venezuela. Esperemos de ellos la misma eficacia.

 

Barnabé Wang-Genh

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *