#Descifrado – Las mujeres en la política: una lucha por la igualdad que está lejos de terminar.

El próximo 20 de enero será una fecha para recordar en la historia de los Estados Unidos, por primera vez en sus casi 240 años de historia una mujer será juramentada como vicepresidenta de la nación, el segundo rango político más alto en la rama del ejecutivo. Hasta la fecha, Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes, era la mujer con más alto rango político en la historia de los Estados Unidos. 

Este histórico hito en los Estados Unidos nos permite cuestionarnos sobre la actualidad de la mujer en la política no solo a nivel de naciones individuales sino en el plano internacional.

La pobre representación de la mujer en el ámbito político

En su lista de 17 Objetivos de la agenda 2030 para el Desarrollo sostenible, la ONU estableció como objetivo número 5 “lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas”. Aunque desde hace años se está luchando por la igualdad de género, aún queda mucho camino por recorrer en el ámbito laboral, educativo, entre otros, para lograr este objetivo. Según informes de la ONU Mujeres, en los últimos 25 años, en el ámbito laboral no ha habido grandes cambios, en 2020 menos del 50% de las mujeres en edad de trabajar formaron parte del mercado laboral mundial. En el ámbito de la política, la inclusión de las mujeres ha tenido un desarrollo muy importante pero todavía estamos muy lejos de decir que la igualdad se ha logrado.

La lucha por la participación de las mujeres en la política tiene sus raíces en algo tan esencial como lo es el derecho al voto. En efecto, el sufragio femenino es relativamente nuevo si lo comparamos con el sufragio masculino. En 1948, se reconoció por primera vez el sufragio universal sin distinción de género en derecho internacional gracias a la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU. Sin embargo, la lucha por la libre participación de la mujer en política sea como votante o candidata está lejos de acabar, por ejemplo, fue hasta en 2015, cuando por primera vez en 83 años de historia, Arabia Saudita permitió la participación de las mujeres como votantes y candidatas en unas elecciones. De hecho, en la actualidad aún existen muchos países que continúan limitando este derecho.

Por otro lado, según informes de ONU Mujeres uno de los factores de la poca representación de las mujeres en política es la reducida cantidad de mujeres que se presentan a los cargos políticos. En efecto, es muy difícil que los partidos políticos elijan a mujeres como candidatas, podemos citar el caso de Hillary Clinton, la primera candidata a la presidencia por un partido político en los Estados Unidos en las elecciones de 2016. A esto se le agrega la ardua lucha para convencer a la opinión pública de que las mujeres tienen la misma capacidad que los hombres para desempeñar cargos de alto rango. Por ejemplo, según datos de la Encuesta Mundial de Valores de la ronda 2017-2020, los resultados de encuestas realizadas en tres países de Oriente Medio y África del Norte, el 68.4% piensa que los hombres son mejores dirigentes políticos que las mujeres y en Asia Oriental y el Pacífico los resultas de las encuestas realizadas a cinco países  indican que el 58.8% piensa de igual manera. Actualmente Rwanda es el país con mayor número de parlamentarias con un 61.3%.

@RwandaParliament

Además, hay que tener en cuenta diferentes factores socioculturales que afectan a las mujeres como el acceso a la educación o su rol en el hogar. Según informes de la UNESCO 16 millones de niñas nunca irán a la escuela, el problema del acceso a la educación es parte fundamental del problema, en efecto, son pocas las mujeres que tienen la oportunidad de obtener la educación necesaria para acceder a la lucha por cargos políticos. Además, algunas mujeres desempeñan un rol importante en el hogar, haciendo que estas se vean obligadas a no buscar trabajos que les haga dejar de lado su labor doméstica.

Aun existe mucho por hacer para llegar a una representación equitativa de las mujeres en el ámbito político tanto nacional como internacional.

La situación actual de la representación de la mujer en la política nacional e internacional

En el ámbito de la política nacional la participación de la mujer varía dependiendo de las regiones, por ejemplo, en zonas como el Medio Oriente la participación de la mujer es casi nula y en otras, como los países nórdicos, la mujer tiende a participar en un porcentaje más elevado, en 4 de los 5 países nórdicos el jefe de estado o gobierno es mujer.

Revista Forbes

Si analizamos más de cerca la participación de la mujer a nivel nacional, podemos distinguir tres categorías diferentes: cargos ministeriales, participación en el parlamento y las funciones más altas del estado, es decir jefe de Gobierno o Estado, o jefe de parlamento.

Según informes de la ONU Mujeres, en lo que va del 2020 el porcentaje de participación de las mujeres en cargos ministeriales se cuadruplicó en los últimos 25 años y representan a la fecha el 22% del total. Hasta el primero de enero de 2020 solamente en 14 países la participación de la mujer en cargos ministeriales era igual o superior a 50%, es decir que solo el 7.32% de los países posee igualdad en este tipo de cargos. Lo que parece curioso en la lista realizada por ONU Mujeres es la diversidad de estos 14 países: 7 países europeos, 4 países latinoamericanos, 1 país norteamericano y 2 africanos. Esto demuestra que no importa la región la igualdad de género es posible.

Por otro lado, la participación en cargos parlamentarios según cifras de la ONU se ha duplicado a nivel mundial, en estos cargos la participación representa 25%.  En este tipo de cargos, la única región del mundo que se acerca a una representación igualitaria son los países nórdicos, en esta región las mujeres constituyen el 43,9% de sus parlamentos de cámara única, le sigue la región de las Américas con 31,3%, Europa sin incluir los países nórdicos con 29.9%, África Subsahariana con 28.8% y Asia con 20.0%. Con respecto a las funciones más altas del Estado, actualmente solamente 20 mujeres son Jefas de Estado o de Gobierno representando solo el 12% de la totalidad de Jefes de Estado en el mundo.  Las presidentas de parlamento por su parte representan solo el 20%.

4 mai 1979, Magaret Thatcher devient Premier ministre
Margaret Thatcher, primera mujer en ser nombrada Primer Ministro del Reino Unido – Dobson Agency / Rex Fea/REX/SIPA

En lo que concierne a las organizaciones internacionales, las mujeres siguen estando muy ausentes. Son pocas las mujeres que han ocupado los puestos de más alto rango en las principales organizaciones internacionales, por ejemplo, en el caso del Fondo Monetario Internacional (FMI) hasta la fecha de 12 directores generales solo dos han sido mujeres y más recientemente, la presidencia de la Comisión Europea fue asumida por prima vez por una mujer, Ursula von der Leven, en julio de 2019. La Organización de las Naciones Unidas no es la excepción, hasta la fecha ninguna mujer ha tenido la oportunidad de ser Secretaria General, e incluso dentro de sus organismos de especialización la representación femenina en los más altos rangos es muy baja, si tomamos el ejemplo de la UNESCO y de la OMS solo dos mujeres han sido directoras generales.  

En general, progresos se han hecho y cada vez más las mujeres están participando en la política tanto nacional como internacional, pero su rol sigue siendo muy bajo y en ocasiones insignificante. Aún falta mucho para llegar a una igualdad de género en el ámbito político, pero victorias como las de Kamala Harris nos hacen sentir cada vez más cerca de este objetivo.

Sources

https://www.unwomen.org/en/digital-library/publications/2020/03/women-in-politics-map-2020

https://www.unwomen.org/es/what-we-do/leadership-and-political-participation/facts-and-figures#notes

https://gem-report-2017.unesco.org/es/chapter/la-desigualdad-de-genero-persiste-a-nivel-de-liderazgo/

 

Ivana Garcia 

USG Pôle Presse

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *