#Descifrado – La crisis del agua: una crisis mundial que está más cerca de lo que imaginamos.

El Foro Económico Mundial desde el 2012, es decir desde hace nueve años, ha incluido interrumpidamente la crisis del agua entre los cinco principales riesgos para la economía mundial. La crisis mundial del agua es tanto un problema de cantidad como de calidad.   

¿Qué es la crisis del agua?

Para entender mejor está crisis es importante recordar que el planeta Tierra cuenta con solo un 2.5% de agua dulce, sin embargo, de ese porcentaje solo 0.1% se encuentra en la superficie y es de este porcentaje del que obtenemos agua para nuestra vida diaria. El resto del agua potable se encuentra en forma de hielo, en glaciales y en el subsuelo. 

El problema radica en el hecho que, ese 0.1% de agua disponible se encuentra distribuida de manera desproporcionada alrededor del mundo. El continente americano, por ejemplo, tiene aproximadamente el 20% del agua dulce del mundo y su población representa menos del 10% de la población mundial. Además de la distribución desigual por continentes, es importante tomar en cuenta que, el agua de estos se distribuye de manera no equitativa entre las diferentes regiones, como consecuencia, a pesar de que el continente americano sea rico en agua, ciudades como São Paulo, Brasil sufren de escasez de agua. 

La madre naturaleza se encargó de que la distribución de este recurso fuera desproporcional a nivel global, sin embargo, es la sociedad que agrava el problema al no desarrollar un sistema igualitario que de acceso a este; un sistema que requiere de infraestructura, de instituciones, leyes, etc., para no solamente acceder al agua si no acceder a agua potable. En conclusión, la escasez de agua se relaciona tanto con la cantidad de la reserva como con la calidad de esta.  

De acuerdo con datos del World Resources Institute (WRI) los cinco primeros países con mayor escasez de agua son: Kuwait, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Qatar. Algunas de las causas de la escasez de agua no solo en estos países si no a nivel global son; la contaminación, la sequía, el fenómeno del cambio climático que potencía la aparición de las sequías e inundaciones.  

De igual manera, el uso descontrolado del agua juega un papel importante en la escasez. De acuerdo con ‎el profesor Hoekstra, creador del término “huella de agua” o “huella hídrica”, la mayor parte del agua potable ya no esta disponible para el consumo humano si no para las industrias. Por ejemplo, se calculó la huella hídrica del vino, es decir, la cantidad neta de agua utilizada para su elaboración; una botella de vino (de 750 ml) tiene una huella hídrica de casi 750 litros de agua potable.

AGUA QUE NO VEMOS (INFOGRAFÍA) RECUPERADO DE: HTTPS://AGUA.ORG.MX/BIBLIOTECA/AGUA-QUE-NO-VEMOS-INFOGRAFIA/

Las consecuencias en nuestra vida diaria 

El ser humano no puede sobrevivir más de 72 horas sin agua. La escasez de agua trae consigo enfermedades ya que la población se ve obligada a recurrir a fuentes de agua contaminadas. La hambruna es otro problema que trae consigo esta crisis, el agua es un recurso principal para actividades como la agricultura y la industria. Además, la escasez puede generar conflictos tanto nacionales como internacionales. 

UNA MUJER RECOGE AGUA EN EL LECHO DE UN RÍO SECO CERCA DE LA ALDEA DE KATABOI, EN LA REMOTA TURKANA, EN EL NORTE DE KENIA. MARISOL GRANDON / DEPARTMENT FOR INTERNATIONAL DEVELOPMENT

La desigualdad es uno de los principales aspectos que sale a luz cuando hablamos de la crisis del agua pues esta suele afectar primero a aquellos con escasos recursos. A pesar de que el acceso a este recurso fue reconocido en el 2010 por la ONU como un derecho humano este sigue siendo un privilegio con el que no muchos cuentan. Mientras que comunidades luchan por sobrevivir con unos pocos litros de agua al día, empresas y habitantes de los Estados ricos la consumen en grandes cantidades.

Por ejemplo, de acuerdo con un informe de la ONU, “la huella hídrica per cápita en Suiza es de 4.200 litros al día, lo que incluye el agua empleada para cultivar o fabricar en otros Estados los productos que importa”. El 82 % de la huella hídrica suiza se produce fuera del país, lo que incluye alimentos procedentes de regiones que sufren escasez de agua. 

La acción de la comunidad internacional para retardar lo inminente 

HTTPS://WWW.UN.ORG/SUSTAINABLEDEVELOPMENT/WATER-ACTION-DECADE/

Con la situación actual, aún se pueden tomar medidas para evitar que la crisis se agrave. Cada vez hay más conciencia de que nuestros recursos de agua dulce son limitados y hay que protegerlos tanto en cantidad como en calidad. Cabe destacar que, si bien los conflictos internacionales son una consecuencia de la crisis, la cooperación entre Estados ha jugado un rol importante en evitar su agravación. 

Diferentes iniciativas se han puesto en marcha para lograr un mejor manejo del agua. El gobierno, las organizaciones internacionales, el sector privado, la sociedad civil y el mundo académico participan en esta cooperación. En los últimos 50 años se han negociado más de 200 tratados de agua, como el de la cuenca del Indo entre India y Pakistán, que ha seguido vigente incluso durante los conflictos armados. La mayoría de los gobiernos reconocen que la violencia por el agua rara vez es una opción estratégica o económicamente viable. 

En 1992 se adoptó el Convenio sobre la Protección y el Uso de los Cursos de Agua Transfronterizos y los Lagos Internacionales (Convenio del Agua), el cual vincula a las partes para promover la gestión sostenible de los recursos hídricos compartidos. Ha sido ratificado por 42 Estados y la Unión Europea. “El Convenio obliga a las Partes a prevenir, controlar y reducir el impacto transfronterizo y a utilizar las aguas transfronterizas de forma razonable y equitativa.”

La ONU ha jugado un rol primordial, en el 2003 la ONU crea ONU-Agua, que se encarga de coordinar las entidades de la ONU y las organizaciones internacionales que trabajan en temas de agua y saneamiento, más de 30 organizaciones de la ONU llevan a cabo estos programas, pues los problemas del agua atraviesan todas las áreas de enfoque principales de la ONU. 

En el año 2013 la asamblea general proclama el 22 de marzo como el día International del agua con el objetivo de crear conciencia, sensibilizar sobre la cooperación en los retos que afronta la gestión del agua. La Asamblea general de la ONU en marzo 2018 lanzó el “Decenio de acción para el agua”, para movilizar la acción que ayudará a transformar la forma en que este recurso se gestiona. Decisión tomada por unanimidad en 2016 para ayudar a poner un mayor enfoque en el agua durante diez años, comenzando en el Día Mundial del Agua, el 22 de marzo de 2018, y terminando el 22 de marzo de 2028.

Los objetivos para la década son; avanzar en el desarrollo sostenible, impulsar los programas y proyectos existentes e inspirar la acción para lograr la Agenda 2030. No responder eficazmente a estos desafíos tendrá efectos devastadores a nivel mundial. El acceso al agua limpia es un peldaño para el desarrollo, aumenta la calidad de vida, y con esta, las posibilidades de tener un mejor futuro.

 
 
 
 
 
 
 
 
Fernanda Rodriguez
Press Team

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *